Loading...

Lo más visto

Más de Opinión

Bukele, cerca de Turquía y cada vez más lejos de Estados Unidos

En Turquía, desde hace cuatro años, tras una reforma constitucional peregrina, se sufre los efectos de vivir en una república presidencialista, en la que el mandatario Recep Tayyip Erdogan gobierna por decreto. Pues hasta allá se fueron Bukele y su comitiva, a lucir lo más modernos posibles al lado de uno de los líderes más retrógrados de Europa, y a pretender que El Salvador tiene dinero para abrir una embajada en Ankara, comprar equipamento militar a empresas turcas y "construir un satélite con tecnología turca".

Enlace copiado
Bukele, cerca de Turquía y cada vez más lejos de Estados Unidos

Bukele, cerca de Turquía y cada vez más lejos de Estados Unidos

Enlace copiado

Bukele hizo de su visita a Turquía un evento de comunicación de los que le caracterizan, pero la puesta en escena fue pobre y ha tenido que dar un giro narrativo y retórico enorme y poco efectivo para venderle este cuento a los salvadoreños.

El presidente salvadoreño eligió como primera parada de su vía crucis diplomático de este año a un gobierno que, como el suyo, es criticado internacionalmente por violar los derechos humanos, por asaltar el Estado de derecho y por ir en camino de ser un paria ante los organismos multilaterales. En Turquía, desde hace cuatro años, tras una reforma constitucional peregrina, se sufre los efectos de vivir en una república presidencialista, en la que el mandatario Recep Tayyip Erdogan gobierna por decreto.

Pues hasta allá se fueron Bukele y su comitiva, a lucir lo más modernos posibles al lado de uno de los líderes más retrógrados de Europa, y a pretender que El Salvador tiene dinero para abrir una embajada en Ankara, comprar equipamento militar a empresas turcas y "construir un satélite con tecnología turca". Son declaraciones ridículas, que subrayan lo desesperado que está el régimen por conseguir financiamiento, por no dejar ver lo solo que se ha quedado en el concierto latinoamericano y porque su delirio por el bitcóin hace a los ciudadanos perder dinero todos los días.

Erdogan ha protagonizado el acelerado retroceso turco en derechos humanos; hace un año, retiró a su país del Convenio de Estambul, el marco internacional de lucha contra la violencia de género que nació hace solo diez años precisamente en su territorio. Los miles de ciudadanas turcas que protestaron por el decreto presidencial fueron enfrentados violentamente por la Policía. Parece que la comisión que los grupos islamistas ultraconservadores le han dado al mandatario es desdecir de su europeísmo y aislar al Estado aun a costas de su economía, a la que ha pretendido desdolarizar con terribles resultados para la población.

Pues sentado a su lado, Bukele consideró oportuno decir que El Salvador ha sido "unipolar" -palabra que ni siquiera existe en el diccionario de la lengua española-, y que siempre ha estado bajo la égida estadounidense pero que es bueno ver hacia "otros lados". Lo que quiso decir fue que para no caer en impago ante los acreedores internacionales y toda vez que el Fondo Monetario no le dará ni un centavo partido por la mitad si no desdice del bitcóin y no ajusta el gasto fiscal ni reduce el tamaño del gobierno, hay que buscar prestamistas en cualquier lugar, incluso el menos pensado.

Fueron -otra vez- declaraciones desafortunadas.

Que al Estado le asiste el soberano derecho de establecer relaciones con quien quiera es inalienable, que puede hacerlo con todo tipo de países, alineados o no, democráticos o dictatoriales, está también claro. Pero ignorar la región en la que se vive, la profundidad, poder y penetración de los intereses estadounidenses en el istmo y en el territorio y la importancia radical del flujo de remesas en la sobrevivencia de la economía nacional es temerario. Y sentarse al lado del líder islámico radicalizado más próximo a Occidente para criticar el vínculo con los norteamericanos no puede sino afectar los intereses salvadoreños.

Los despropósitos continuarán, y con ellos el agravio a la agenda de los intereses mayoritarios. Nada que aleje a El Salvador de su principal socio comercial y estratégico será bueno. Y aunque el fácilmente olvidable vicepresidente Félix Ulloa quiso desdramatizar la ida de Jean Manes con unas declaraciones de amateur, el país ha tensado tanto sus relaciones con Estados Unidos que puede esperar gestos de una aspereza inédita.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines