Loading...

"Dice Nayib Bukele que los Acuerdos de Paz son una farsa, que no existen, entonces, yo no existo, soy una farsa": Samuel Ramírez Beltrán, excombatiente de las FPL

Con 15 años de edad, Ramírez Beltrán se unió a las filas de la guerrilla de El Salvador, ya que consideró que era la única salida para no morir en la zona rural de Chalatenango. Toda su familia perteneció a ese movimiento armado que firmó la paz con el Gobierno en 1989, para luego conformar el partido FMLN. Luego de pasar 10 años en las montañas, hoy no tiene trabajo a pesar de ser ingeniero en sistemas, ya que el gobierno actual lo despidió. Esta es su historia.

Enlace copiado

"Dice Nayib Bukele que los Acuerdos de Paz son una farsa, que no existen, entonces, yo no existo, soy una farsa": Samuel Ramírez Beltrán, excombatiente de las FPL. Foto LPG/J. Carbajal.

Enlace copiado

Durante 10 años, Samuel Ramírez Beltrán, alias "el Chele" perteneció a las filas de las FPL (Fuerzas Populares de Liberación), uno de los brazos armados del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en tiempos de la guerra civil en El Salvador.

Hoy, con 55 años de edad, Ramírez Beltrán dice que el día que se firmaron los Acuerdos de Paz "no lo podía creer" y contó a La Prensa Gráfica que incluso hubo fiesta en todos los campamentos de la guerrilla, que aparecieron hasta con tamales para celebrar, y que todos estuvieron pendientes de la negociación que se vivió en Chapultepec, México.

Ramírez Beltrán, tenía 15 años cuando ingresó al trabajo con la guerrilla, y sólo había cursado sexto grado. Al finalizar la guerra tuvo que estudiar hasta noveno grado y luego el bachillerato para luego ingresar a la universidad, donde logró el título de ingeniero en Sistemas de Computación.

Según "el Chele", a diferencia de otros compas que pidieron casa, tierras, dinero en préstamos para poner negocios, él pidió una beca. Es así que, aunque tarde, logró culminar sus estudios universitarios, para luego buscar un trabajo formal en el gobierno, mismo que perdió cuando Nayib Bukele llegó al poder, ya que lo despidieron de su trabajo.

"De mi familia, todos nos incorporamos. El primero que comenzó a colaborar con la guerrillas, pero en una función de enlace con la población civil y la guerrilla, fue mi papá; luego ingresó mi hermana, mi hermano mayor y después yo. Solo se quedó mi hermano menor, ya que era un niño", comentó Ramírez Beltrán.

A su criterio, el hecho de haber ingresado a la guerrilla fue por todo lo que veían en la zona donde vivían, donde había enfrentamientos casi todos los días, bombardeos, presencia militar, abusos y muchos asesinatos. Es así que ellos optaron por unirse a las fuerzas revolucionarias para según él "sobrevivir".

A Ramírez Beltrán no le parece el discurso de Nayib Bukele sobre los Acuerdos de Paz, ya que a su criterio, de no haber sido por el sacrificio de miles de civiles que se convirtieron en guerrilleros para enfrentar a un sistema hasta llegar a un acuerdo de cese de la guerra, no se hubiera abierto un camino para la paz, para el diálogo, y para lograr acuerdos en beneficio de la población. Foto LPG/J. Carbajal.

Así es que durante una década, hasta que se firmaron los Acuerdo de Paz, "el Chele" anduvo en el campo de batalla y también aprendió a reparar equipo electrónico que se usaba en la radio Farabundo Martí, una de las radiodifusoras clandestinas que tuvo la extinta guerrilla.

"Comencé dando seguridad al perímetro donde estaba la gente de la radio, pero luego me fui incorporando y aprendiendo más de la radio. Si ellos se movían, nosotros íbamos con ellos, dando seguridad. Recuerdo otras misiones que me asignaron con otros compañeros del grupo de élite, unos jóvenes que habían sido entrenados para operar sin tantas armas. Una vez llegó a la zona de Arcatao monseñor (Arturo) Rivera y Damas, para difundir una serie de mensajes o dar misa, y la misión nuestra fue darle seguridad para que nadie se le acercara para hacerle daño, ya que podía llegar un infiltrado y dañarlo y le iban a echar la culpa a la guerrilla", comentó.

Otra misión que recuerda es cuando el Batallón Belloso ingresó por primera vez a la zona de Arcatao, luego de llegar de Estados Unidos, donde habían sido entrenados. "el Chele" recuerda que acordonaron toda la zona y estaban maltratando a la población civil, por lo que la misión era romper el cerco militar para que la gente pudiera escapar, por lo que se instaló en el cerro Chichilco para distraer toda la noche al Ejército, disparando con un mortero 81, y de esa forma pudieron abrir un camino para evacuar a los civiles.

Son cientos de anécdotas que este hombre tiene en su mente, grabadas. Dice que por las noches todavía sueña que está en las montañas, que sueña con los operativos, con compañeros que murieron en el campo de batalla, pero que está orgulloso de haber pertenecido a la extinta guerrilla. Su papá, don Cástulo, su mamá, Filomena, su hermana Mirna y él, sobrevivieron a la guerra, no así su hermano mayor Juan Miguel, quien falleció el 31 de diciembre de 1989, al cierre de la ofensiva final conocida como Hasta el Tope, que montó la guerrilla en un desplazamiento que incluyó las zonas exclusivas de San Salvador, para presionar al Gobierno para dialogar y para demostrarle su fuerza.

"Mi hermano murió en la zona de Huizúcar, cuando la ofensiva ya había terminado e iban de retirada. Fue sorprendido por elementos del Ejército salvadoreño, él fue el único que murió de nuestra familia", agregó. Sin un trabajo fijo por el momento, con dos hijos, uno de 6 y otro de 9 años, con esposa y con solo una pensión de $100 dólares por haber pertenecido a la guerrilla, "el Chele" está tratando en este momento de sobrevivir.

A él no le parece el discurso de Nayib Bukele sobre los Acuerdos de Paz, ya que a su criterio, de no haber sido por el sacrificio de miles de civiles que se convirtieron en guerrilleros para enfrentar a un sistema hasta llegar a un acuerdo de cese de la guerra, no se hubiera abierto un camino para la paz, para el diálogo, y para lograr acuerdos en beneficio de la población.

"Dice Nayib Bukele que los Acuerdos de Paz son una farsa, que no existen, entonces, yo no existo, soy una farsa. Los Acuerdos de Paz en El Salvador fueron un ejemplo para el mundo, y ahora reconocemos que la Fuerza Armada los cumplió a cabalidad, se respetó y respetaron nuestras vidas ya como civiles, pero ahora se dice que no existen", apuntó el ingeniero.

Samuel Ramírez Beltrán, alias "el Chele", cumplió este domingo 56 años, ya que nació un 16 de enero de 1966. Los conmemora sin empleo y con una familia que necesita de él. Se sumó a la marcha de ayer y dice que si volviera a nacer y hubieran condiciones como las que él como joven vivió en Chalatenango, volvería a ser guerrillero, si eso es necesario para que los salvadoreños vivan mejor, en paz. 

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines